I ULTRAFONDO CIUDAD DE MULA. Por José Antonio García.

Y llegó el día. Después de más de un año desde la última carrera volvimos a ponernos un dorsal y cruzar una línea de meta.

Fue en la ciudad de Mula, organizado por Manuel Rico, él no necesita presentación, que grande es este hombre y cuanto disfruta de este maravilloso deporte.

La prueba se realizó el domingo 30 de mayo a las 08.00 con una asistencia de unos 100 corredores.

Además, la prueba constaba de varias modalidades: ultrafondo de 6 horas (el cual también tenía modalidad por equipos), 2 horas, 4 horas, Maratón y medio maratón. Las salidas han sido escalonadas, dándose primero las de Maratón y 6h, a continuación, 4h y medio maratón y por último los participantes en las 2h.

El circuito se situaba en la Avenida de la Paz, un circuito bastante llano de 500 metros de ida y 500m de vuelta al lado del polideportivo. La organización estuvo a la altura de las circunstancias, con sus medidas sanitarias correspondientes y gran trabajo de todos los voluntarios

El día, en un principio parecía que iba ser bueno, amaneció nublado y había una brisa que en los 500 metros en los que el viento iba a favor se dejaba notar.

En la modalidad Maratón competimos 13 personas. Y en cuanto a mi carrera, puedo decir que un Maratón nunca defrauda. Mi 4º Maratón, mi segundo mejor tiempo. No sabía cómo iban a responder las piernas después de más de un año sin competir y habiendo preparado un maratón en 5 semanas, habiendo hecho el mes con más kilómetros acumulados que he hecho nunca, unos 280km.

La carrera por asfalto y llana me permitía correr como a mí me gusta clavando cada kilómetro a 04.30 con muy pequeño margen de error. Las sensaciones fueron buenas, los primeros 21km se me pasaron como un suspiro, y llegue al kilómetro 32 clavando el tiempo establecido.

Y como ya he dicho, un Maratón nunca defrauda. Fue una verdadera lucha poder completar el 10k que me faltaba. Intentando engañar a la mente en cada kilómetro para no abandonar, los que, posiblemente, sean los kilómetros más duros que he corrido nunca. Entre el calor y la fatiga muscular si hizo muy difícil llegar a la meta de este 42km en 03.17 minutos a un ritmo de 04.41 min/km y en tercera posición de la prueba.

Aprovecho para agradecer a mi entrenador Antonio Espín por guiarme en mis locuras y a mi familia que estuvo apoyándome (y avituallándome, porque no decirlo) en cada kilómetro de la prueba

¡Qué sufrimiento! Pero qué alegría me dio volver a sufrir, volver a ponerme un dorsal, pisar el asfalto en carrera, pasar por un avituallamiento, ver a los mismos compañeros que corrían antes de la pandemia y también ver nuevas caras. Que alegría volver a pasar por meta con la camiseta de los Filippedes. ¡Estamos de vuelta!

¡Mhanyira Mufaro!

Categorías: Cronicas